loader image

LA REFORMA ELECTORAL NO PASARÁ, NI HOY NI EL PRÓXIMO MARTES

LA REFORMA ELECTORAL NO PASARÁ, NI HOY NI EL PRÓXIMO MARTES

* Por enésima ocasión ‘se le hizo bolas el engrudo’ a Ignacio Mier

* El PAN y el bloque opositor ya afilan sus lanzas

* El Poder Judicial es el Grinch que se quiere robar la Navidad

PARA QUE NO SE ENOJE EL PATRÓN.- En San Lázaro el bloque oficialista jura y perjura que “el INE si se toca”. Sin embargo, este martes Moisés Ignacio Mier y Velazco, coordinador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la Cámara de Diputados, volvió a hacer gala de su poco oficio y estatura políticos al anunciar que “por prudencia y dar tiempo para el análisis del dictamen de reforma electoral”, aprobado anoche en comisiones, la discusión y eventual aprobación del mismo será abordado hasta el próximo martes (?). Pero, como dice el dicho, “piensa mal y acertarás”, muy seguramente lo que el poblano está tratando de hacer es evitar que su comandante supremo, el Presidente Andrés López Obrador, monte en cólera a dos días de lo que será recordada como su mayor victoria sexenal: La marcha multitudinaria que corrió del Ángel de la Independencia hasta el Zócalo capitalino previo al  mensaje por su cuarto año de gobierno. Y es que, por más que el poblano se empeñe en inventar mil y un pretextos y excusas, lo cierto es que la reforma electoral obradorista no tiene consenso ni con sus aliados (los petistas, los verdes e incluso con muchos morenistas). Lo único que consiguió don Nacho con este anuncio de posposición fue retrasar (aunque sea por una semana más) lo inevitable: La reforma electoral que presentó Morena, con todo y las faltas de ortografía presidenciales, no pasará. ¡Punto! Y este rechazo provocará que en Palacio Nacional el Presidente López Obrador haga un tremendo entripado porque, esta vez sí, la alianza opositora (PAN, PRD y PRI) y los naranjas del Movimiento Ciudadano (MC) impedirán que los de “Juntos Haremos Historia” (Morena, PT y PVEM) echen a andar la aplanadora. Viendo las cosas pragmáticamente, el anunció del señor Mier sólo sirvió para que el obnubilamiento presidencial por el éxito arrollador de su marcha dure una semana más. Y sólo eso.

EL ‘NO’ DE LA OPOSICIÓN ES HOMOGÉNEO.- Y desde la oposición, el coordinador de Partido Acción Nacional (PAN) en la Cámara de Diputados, Jorge Romero Herrera, fue muy enfático al momento de salir a exigirle tanto a Ignacio Mier como a la bancada morenista las razones por las cuales no se votó este martes el proyecto de reforma electoral presentado por el Presidente López Obrador. Arropado por la bancada blanquiazul, Romero acusó que desde el bloque opositor ya no están dispuestos a que sólo se discutan las ocurrencias presidenciales y que en caso de que su plan “B” en material electoral les parezca violatorio a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos llevarán su inconformidad hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), porque en materia político-electoral los partidos políticos tienen la facultad de presentar acciones de inconstitucionalidad. Y ya de regresó en México, tras haber estado en territorio ibérico, a donde acudió para participar en la XVI Reunión Interparlamentaria España-México, el Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Baja, el también albiazul Santiago Creel Miranda argumentó que es lamentable que a última hora, de forma unilateral y sin previo aviso se posponga la discusión y se tomen este tipo de decisiones. Pero, eso sí, los panistas adelantaron que tanto ellos como sus aliados van a votar en contra de esta reforma. Así que, dado el contexto, se espera una semana muy friccionada y de muchos dimes y diretes.

EL GRINCH MEXICANO.- Existen muchos, muchísimos temas urgentes y prioritarios que atender en México, pero en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que desde el 2018 decidió alinearse a los designios obradoristas y de la llamada 4ª Transformación, están empecinados en pasarse por el arco del triunfo el principio de laicidad que debería imperar en un país supuestamente democrático. Sí o sí, el señor ministro Arturo Fernando Zaldívar Lelo de Larrea y sus cuates de la Primera Sala quieren que, como si fuéramos una nación socialista tipo Rusia o Cuba, los ciudadanos celebren y profesen su religión en privado y que se abstengan de manifestar de forma pública si son católicos, cristianos, protestantes, judíos ortodoxos, evangelistas, adventistas… Ese proyecto de sentencia encaminado a prohibir la instalación de símbolos religiosos en espacios públicos (edificios gubernamentales, centros comerciales, mercados, unidades del transporte público, etcétera) es una violación a los derechos fundamentales de cualquier mexicano; por lo que es una verdadera barbaridad que se busque prohibir la colocación de altares a la Virgen de Guadalupe, nacimientos navideños, ofrendas del Día de Muertos, la portación de crucifijos o incluso que se cancele el asueto en la Semana Santa. Mejor díganos abiertamente ¿de qué se trata, señor ministro Zaldívar, de que por decreto o mandato los mexicanos sólo podamos adorar a San Andrés… López Obrador? Nada más le recuerdo que nuestra Constitución es muy clara en este tema y no se vale imponer la negación de las creencias religiosas. A eso se le llama represión y censura, además de ser una clara violación al artículo 3 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

Contacto.- www.lapoliticamedarisa.mx

alessandriniyazmin@yahoo.com.mxTwitter: @yalessandrini1

Comparte nuestro contenido en tus RRSS

LOS GRINGOS VUELVEN A BALCONEAR A MARCELO

LOS GRINGOS VUELVEN A BALCONEAR A MARCELO

* Trump, Kushner y Pompeo se han encargado de abollarle sus aspiraciones a Ebrard  * Propone Ricardo Monreal elección primaria para definir al candidato de

Scroll to Top

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.

Aviso Importante:

En La Política Me Da Risa son muy importantes el pleno ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información. Por eso, todos los artículos publicados en este portal son responsabilidad de quien los escribe y éstos no necesariamente representan el punto de vista de este medio de comunicación.