Desafortunadamente, la coyuntura de la pandemia del coronavirus nos ha llevado prácticamente a todos en el mundo a redefinir nuestras dinámicas sociales y personales. Estar confinados en nuestros hogares durante tantos meses, con pocas alternativas a la mano para distraernos, ha provocado que muchas personas caigan en hábitos poco saludables a los que les destinan muchas horas del día. Uno de ellos es la afición por consumir pornografía.

Como todos sabemos, recargándonos únicamente en el terreno de las definiciones, el término pornografía o “porno” (como le decimos de forma abreviada) ​ hace referencia a todo aquel material que representa actos sexuales o actos eróticos con el fin de provocar la excitación sexual del espectador. Sin embargo, a la hora de recurrir a este tipo de materiales (películas, revistas, páginas de internet, etcétera) es importante que quien los mire entienda que todo lo que encontrará ahí es absolutamente irreal, una fantasía y que bajo ninguna circunstancia debe considerar incorporar algo de ahí en su cotidianeidad porque simplemente la pornografía y la realidad no son compatibles.

Sin embargo, lamentablemente está ocurriendo un fenómeno detonado por el aislamiento social al que nos hemos visto obligados a recurrir para proteger nuestra salud: A falta de contacto físico, de actividad sexual, de intimidad de pareja, los hombres y las mujeres se están enganchando más de la cuenta con la pornografía, pues sin llegar a lo que podríamos considerar una adicción si está aumentando alarmantemente la cantidad de visualizaciones y búsquedas de estos contenidos.

¿Por qué?

Por principio de cuentas lo primero que debemos entender y aceptar es que existen fenómenos de adicción conductual que no suponen consumo (alcohol, drogas, chocolate, comida, etcétera). También debemos poner en relieve que mirar pornografía y masturbarse (en solitario o en parejo) no necesariamente tiene que ser considerado un hábito negativo. Pero, mucho ojo: Cuando esta actividad comienza a interferir en el desarrollo habitual de nuestras vidas, porque hemos empezado a destinarle tiempo en forma exagerada acaba por convertirse en un trastorno. Es como cuando una persona se masturba excesivamente, acude frecuentemente a los clubes de striptease, recurre más de la cuenta al sexo telefónico o al cibersexo: El cerebro empieza a condicionarse al sistema de recompensas a través del cual le estamos alimentando de cierto tipo de información que le permite liberar grandes cantidades de dopamina.

Ahora bien, debido a la pandemia del coronavirus, muchas parejas han tenido que optar, movidos por el miedo a no contagiarse y a no contagiar a otras personas, a postergar sus relaciones sexuales y eso ha dado pie a que algunos opten por recurrir tanto a los juguetes eróticos como a la pornografía por internet. Y si a eso le agregamos que la situación actual también ha detonado demasiada ansiedad y estrés en los seres humanos, estos prácticamente exacerban sus hábitos casi de forma imperceptible e inconsciente. No se están dando cuenta de que prácticamente ya se olvidaron del “todo con medida, nada con exceso”.

Y no olviden que todos los sábados a la medianoche los espero en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (por favor chequen su sistema de cable predilecto para verificar la nomenclatura de los canales).

E-mail: yazminalessandrini@yahoo.com.mx 

Twitter: @yalessandrini1

Website: www.lapoliticamedarisa.mx

Comparte nuestro contenido en tus RRSS

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en reddit
Compartir en email
Compartir en whatsapp
LA 4T Y SUS MIRADAS AL SUR DEL CONTINENTE

LA 4T Y SUS MIRADAS AL SUR DEL CONTINENTE

La generación que me corresponde y que nos formamos bajo las estrofas de “La Internacional” y bajo el lema de “A desalambrar”´ del gran Víctor

LA INDIGNANTE PRESENCIA DE DÍAZ CANEL

LA INDIGNANTE PRESENCIA DE DÍAZ CANEL

Cuando en 1990, la gran artista Celia Cruz regresó a Cuba para cantar en la base militar de Guantánamo, controlada por Estados Unidos, después de

Scroll to Top

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.

Aviso Importante:

En La Política Me Da Risa son muy importantes el pleno ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información. Por eso, todos los artículos publicados en este portal son responsabilidad de quien los escribe y éstos no necesariamente representan el punto de vista de este medio de comunicación.