El mes de Octubre es reconocido de forma internacional, porque celebra la prevención y la detección del cáncer de mama y otras patologías que afectan a las mujeres, además es donde todo mexicano recuerda promover la salud de las personas más importantes y valoradas por nuestra sociedad, las madres, las esposas, las hijas, las hermanas, en general, las mujeres.

Este es un día en el que se busca generar conciencia sobre la importancia de realizar un diagnóstico temprano, a partir de una sencilla exploración o un estudio para detectar la presencia de alguna protuberancia, tumor benigno o maligno, entre otros.

Hago esta pregunta a todo esposo, hermano o hijo: ¿Cuándo fue la última vez que llevaste a esa mujer a realizarse un sencillo ultrasonido o una mastografía? Ya que en muy pocos casos se le podría llamar “de rutina”, porque para ser denominado así, debería estar en la agenda semestral de ella; pero lamentablemente, no es el caso. O bueno, ni que pedir realizarle un chequeo médico de acuerdo a su edad, en la cual puede estar incluido una revisión ginecológica o urológica.

Ante esta pregunta he escuchado muchas respuestas de todo tipo, pero en la mayoría de las ocasiones han sido justificativas ante la misma excusa de no realizar esa acción, la cual realmente representará el verdadero interés por esa mujer, pero quizás tus excusas serán “no puedo; es que no tengo tiempo para llevarla; me queda muy lejos; cuesta mucho dinero, no podría mejor hacerle otro estudio o llevarla con otro médico”.

Siendo la gran realidad para esa persona que es responsable del desarrollo de una sociedad que en sí misma la olvida y rezaga, conmemorando enormemente un 8 de marzo o un 10 de mayo, pero olvidándose de honrar a la persona. Y es por eso que aunque todo el año la pueda celebrar, debemos aprovechar todo el tiempo para cuidarla y enaltecerla con el cuidado de su salud.

A ti, esposo, hermano e hijo, te digo: no esperes a notar que su vientre comienza a crecer; que esté inflamado o veas que se llena muy rápido al comer muy poco, o que continúe varios días con indigestión o alguna otra molestia estomacal. No esperes a que te diga sobre su dolor pélvico o abdominal cuando es más que notorio, o sobre un dolor de espalda.

El cansancio puede ser algo común por la gran actividad de una mujer en nuestra sociedad, pero verla constante y frecuentemente fatigada puede ser un síntoma; obviamente ante los problemas urinarios ella será muy reservada, pero ¡vamos! es tu madre o la madre de tus hijos, debes preguntar si es que ha presentado algún síntoma urinario (como sangre o dolor) o necesidad de orinar a más seguido.

Si es el caso, te sugiero que la lleves a consultar con un Urólogo o un Ginecólogo; y si es que puedes, llévala con un Uro-Oncólogo y un Gineco-Oncólogo, debido a que el Cáncer de Vejiga y el Cáncer de Ovario en las primeras fases de la enfermedad no presentan muchos síntomas incapacitantes y por lo tanto pueden pasar desapercibidos.

Porque al presentar una enfermedad neoplásica como un Cáncer de Mama, Cáncer de Ovario o un Cáncer de Vejiga, recordarás el tiempo al estar con ella un 8 de marzo o un 10 de mayo, pasando horas interminables entre tráfico y salas para estar en lugares lujosos o exóticos, pero no invertir minutos para realizar un chequeo médico oportuno.

Y puede ser que ahora estés en una sala de espera, buscando obtener calidad de vida o lograr extender tiempo junto con ella, responsabilizando a otros de lo que tuviste enfrente: una oportunidad de hacer algo por y para ella.

Presento estas palabras porque concuerdo con la sociedad sobre que el mes de mayo es de mamá, pero mayo contiene también un día para el Cáncer de Ovario y otro para el Cáncer de Vejiga (siendo este último más característico del hombre, pero no exento de la mujer).

Así que te sugiero, como el esposo y el hijo que soy, que en la rutina de mayo y de marzo o las conmemoraciones de octubre las inviertas en esa mujer y la lleves con un médico, para que así puedas seguir disfrutando con ella: Calidad en Vida.

* Sobre el autor:

Dr. Humberto Bautista Rodríguez

Psico-oncólogo de la Universidad Complutense de Madrid.

Maestro en Bioética por la Universidad Panamericana.

Miembro de la Sociedad Mexicana de Oncología, A.C.

Coordinador del Departamento de Psico-oncología del Hospital Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Comparte nuestro contenido en tus RRSS

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en reddit
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Scroll to Top

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación.

Aviso Importante:

En La Política Me Da Risa son muy importantes el pleno ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información. Por eso, todos los artículos publicados en este portal son responsabilidad de quien los escribe y éstos no necesariamente representan el punto de vista de este medio de comunicación.